Es la ausencia de intimidad con la divinidad, lo que lleva al hombre a querer encuadrarla en una forma o en un sistema determinado

Pregunta:
Pueden ser las religiones fruto del Ego?

Respuesta
La religión, re ligar, unir, unificar, por definición pretende unir el alma individual con Dios en diversos grados de intimidad, dependiendo de la religión, por ejemplo, la Vedanta Advaita, plantea un grado de intimidad tal, que dice que no existe separación entre aquello y tu, en cambio otras dicen que a lo que más que puedes aspirar es a disfrutar el ser un siervo (esclavo) de Dios, pero todas pretenden aminorar o trascender aquello que te separa de el. Hay acciones que surgen desde el Ser y otras desde el ego. En el caso de las religiones, la experiencia de intimidad que puedas tener con la divinidad determinará el lineamiento a seguir, pero es importante separar al fundador, (que ni siquiera tenemos la certeza de que quiso fundar algo), de lo fundado. Pregunta: Muchos pueblos antiguos han tenido respuestas universales, sin embargo terminaron en encuadrarlas en proyectos religiosos. Respuesta: La religión como medio y puente para contactarse con la divinidad es muy eficiente en algunas casos, en otros deseable, en otros innecesario y en otros fundamental. Dependerá del nivel de conciencia de cada uno, la Conciencia Trascendente es consiente de que es conciencia y esa misma capacidad de darse cuenta, le impide depender de las circunstancias, por lo tanto ninguna religión puede limitar su realidad y por lo tanto su realidad está disponible siempre, mas allá de cualquier intento humano por limitarla. Es la ausencia de intimidad con la divinidad, lo que lleva al hombre a querer encuadrarla en una forma o en un sistema determinado. Cuando hay intimidad no hay separación, la intimidad barre todas la barreras. Si finalmente trasciendes toda identificación con todo aquello que te impide aquella intimidad, esa intimidad que trasciende toda separación, te darás cuenta que ninguna religión ha limitado nada y es sólo la ignorancia de quiénes están a favor o en contra de ellas la única y verdadera limitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *